No sé qué voy a escribir… ni si procede que escriba hoy… Surgen más miedos….

Pasan casi treinta minutos de las doce de la noche y me encuentro desde hace un rato delante del ordenador, pasando a limpio algunas anotaciones de asuntos del día a día y trasteando por las redes sociales, y de repente me he visto absorta mirando la pantalla durante unos minutos.

Qué me ha pasado? Que me ahogo por dentro… Hoy hace un año que te fuiste y nos está costando mucho a todos asumirlo; con lo que superarlo, ya ni te cuento…. Te fuiste sin despedidas, de repente, sin esperarlo ni imaginarlo, así, sin más …. Apenas casi un año antes me confirmaban que el pequeño cabrón había afectado a un ganglio centinela y que por tanto hacía su aparición la metástasis, pero gracias a Dios se pilló a tiempo…. Con lo que apenas casi un año antes de tu partida, todo indicaba a que este viaje podría haberlo realizado yo de no haber ido a la Asociación Contra el Cáncer (AA.CC.) cuando me detecté aquella hendidura en mi mama derecha.

No me quito a Bombón del pensamiento ni del sentimiento, nuestra pequeña, nuestra hija deseada, buscada y querida enormemente.

Durante mi cáncer me acompañaron muchos miedos, creo que es algo inevitable tenerlos a lo largo de diferentes etapas o circunstancias de nuestras vidas; y cuando te diagnostican un doble cáncer, el mundo se te viene abajo, de sopetón, te envuelven los miedos aún más si cabe y sólo piensas en que tienes una criatura pequeña, y que no te quieres ir, y aunque sabes que no eres imprescindible, no puedes evitar preguntarte Qué será de mi hija si yo me voy? Creo que esta pregunta junto con mi carácter optimista y positivo y el estar rodeada de mucho cariño, fueron la clave para salir adelante… Bombón ha sido el motor de mi lucha contra el cáncer, y además, no quiero que haya una respuesta a esa pregunta, no quiero que tenga contestación, al menos hasta que me haga muy viejecita…

Bombón es el motor de mi día a día!!

Pero  ahora, tras tu marcha, me SURGEN MÁS MIEDOS…

Miedo a la tardanza en la recuperación emocional no sólo mía ni de Bombón, sino de todos…Miedo a no estar haciéndolo bien… Bombón necesita mucha atención, comprensión, dedicación,…, entre otras cosas, y yo se lo doy, pero a veces siento que se me escapan detalles…

Cuando yo era jovencilla y me encontraba abatida emocionalmente hablando, nadie se enteraba; lo sabía disimular estupendamente, me lo tragaba todo y arreaba con todo a las espaldas. Al mirarme a la cara no podías imaginar que me había tirado toda la noche en vela, llorando mientras escribía en Mi Diario lo que me preocupaba por aquél entonces. Amanecía un nuevo día y me arreglaba para ir a trabajar, me maquillaba una miaja y me ponía la mejor de mis sonrisas.

Así empecé a escribir… con trece-catorce años…

El tragármelo todo y tanto tiempo, ayudó a no preocupar a mi madre, ni a mi hermano, ni a quien tenía alrededor, pero a la larga todo acaba por salir y aunque me “autoayudó” a convertirme en una persona fuerte, acabó saliendo… Somos humanos, no somos máquinas, y a raíz del cáncer, los médicos me dijeron que lo contara, que no me tragara nada, que compartiera lo que sentía y a las pruebas me remito de que les hice caso…

Pues bien, cuando siento que a veces se me escapan cosas respecto a cómo está viviendo estos últimos casi dos años Bombón, me refiero a que desde hace un año me cuesta muchísimo disimular mi estado de ánimo y aunque intento que ella no me vea, la casa es pequeña y a veces acaba por darse cuenta…. Y me da rabia conmigo misma, porque de cría sí sabía disimular y ahora que creo que es necesario que disimule para no preocupar más a Bombón, no me sale, no sé hacerlo, en ocasiones no puedo controlarlo…. y acaba por verme llorar… y esto hace que me sienta aún peor…

Como escribía en el cuarto post, nos invade la tristeza desde hace un año y a pesar de estar separados, te recuerdo diariamente; te recordamos diariamente; estás es nuestro día a día, al ver la tele, en el coche, con reacciones de Manchitas (nuestra peluda que te adoraba), al oir alguna canción, haciendo los deberes, ayudándole a preparar algún exámen cuya asignatura se te daba a tí mucho mejor que a mí, …, en sus gestos iguales a los tuyos….en miles de cosas… esas que parecen “pequeñas cosas” pero que luego te das cuenta que son “las más valiosas” realmente.

Tenemos una niña extraordinaria, tremendamente fuerte y madura pese a su corta edad.

Descansa. Ella siente que tiene una estrella con ella…

 

No sabía qué iba a escribir….. ni si procedía que escribiese hoy…

Me surgen más miedos, muchos más…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s